Te presentamos un gran hotel para tus vacaciones familiares. El Barceló de Punta Umbría Resort se diferencia  en su oferta gracias a su gran tamaño.

 

 Barceló Punta Umbría ResortBarceló Punta Umbría ResortBarceló Punta Umbría ResortBarceló Punta Umbría ResortBarceló Punta Umbría ResortBarceló Punta Umbría ResortBarceló Punta Umbría ResortBarceló Punta Umbría ResortBarceló Punta Umbría ResortBarceló Punta Umbría ResortBarceló Punta Umbría ResortBarceló Punta Umbría ResortBarceló Punta Umbría ResortBarceló Punta Umbría Resort

 

Punta Umbría Beach Resort 

Punta Umbría se ha ganado un nombre en la amplia oferta de turismo de playa peninsular. Su privilegiada situación, y un clima templado pero muy soleado, la convierten en un enclave ideal para pasar nuestras vacaciones. No es casualidad que la cadena Barceló haya elegido esta localidad para situar su resort bandera en turismo familiar. Ellos mismos lo definen como “probablemente el mejor resort para familias de España”.
Llegamos al complejo sin saber demasiado sobre él. La primera sorpresa al entrar en la habitación fue ver la enorme cama de matrimonio. Después, saliendo a la terraza, vimos la impresionante piscina. Poco a poco nos fuimos dando cuenta de lo grande que es el complejo.
Ciertamente, el Barceló Punta Umbría Beach Resort es un complejo de gran dimensión, como tres veces un hotel familiar estándar, y buena parte de la diferenciación de su oferta proviene del factor escala, que hace que este resort tenga de todo y a lo grande. Piscinas enormes, un equipo con más de 40 animadores que les permite hacer actividades continuadamente y de mucha calidad, variedad en su oferta culinaria, un enorme auditorio para sus espectáculos, etc.


¡Cómo es!

Su edificio diferencia tres bloques con arquitectura típica andaluza, unidos por dos pasarelas acristaladas, que ocupa buena parte de una parcela de ¡casi 800 metros de longitud! A ambos lados de la parcela se sitúan las piscinas, con formas diferentes pero con tamaño similar. La más alargada mide casi 70m de punta a punta y entre ambas suman 4.000 m2 de superficie.


Relax

Por supuesto no falta un bonito Spa, esta vez de tamaño “normal”, ni un gimnasio grande y moderno. Ambos son de pago, algo que entendemos imprescindible en el primer caso (sino sería inutilizable por la masificación), pero no tanto en el segundo. También hay pista de tenis, paddel y futbol.


¿Qué hago?

En el día a día hay donde elegir en que pasar el tiempo. Podemos disfrutar en nuestras habitaciones, TV con USB, balcón y wifi gratuito (en todo el complejo). Para los que nos gusta comer, siempre esperamos con agrado los tres turnos de comida diaria en sus buffets. Y entre turno y turno, grandes dosis de “tumboning” en la piscina. Los niños pasarán horas entre el miniclub y el agua.
Os aseguro que la temperatura de la piscina es de las mejores que recuerdo. Estamos a principios de septiembre y pudimos estar en el agua casi hasta la puesta de sol si sentir frío.


¡A jugar!

En el “entreturno” los equipos de animación se encargan de entretener a los niños en el miniclub (hasta 7 años) y el maxiclub (desde 7), pero tampoco se olvidan de los papis, ofreciendo actividades para mayores, o “montando” números de baile colectivo “en” o “alrededor” de la piscina.


¿y...después de la cena?

La maquinaria de animación no se para. Música en directo en dos puntos del hotel, amenizando y dando ambiente a las terrazas de los bares que tienen enfrente. Además, todas las noches hay espectáculo en el enorme auditorio. Dos nos han encantado: “Fantasy”, que recorre gran parte de las historias Disney de más éxito, y “Let´s Rock You”, una historia del futuro contada con una selección de éxitos de Queen. Ambos musicales son impresionantemente cantados e interpretados por los mismos chicos de animación que nos entretienen durante el día.

¡¡Niños al cine!!

El equipo de animación infantil también hace turno nocturno, añadiendo a la obligada minidisco sesiones de cine infantil, que entretendrán a los peques hasta las 12. A esto hemos de añadir tres actividades diurnas de pago:
1.-La barciacampada: un día a la semana los niños duermen de acampada con los monitores, en un salón interior del hotel.
2.- Mr. Cook: Un taller de cocina donde nuestros hijos cocinarán sorprendentes platos.
3.- Princesa por un día: Sesión de maquillaje y vestuario de princesas, con merienda incluida y pase final para los papis.


¡¡A Comer!!

Las tres comidas en régimen de pensión completa te “tocan” en el restaurante del sector en el que esté tu habitación (en nuestro caso nos tocó el restaurante italiano), salvo la cena, que irá rotando entre los cuatro restaurantes tematizados, un italiano, un americano, un asiático y uno de mercado. A nosotros el que más nos gustó fue este último, pero hay para todos los gustos.


¡¡Escápate!!

La oferta de ocio del Barceló invita a no salir de sus instalaciones, y seguro que hay quién no lo hace ni lo necesita. Pero para quién quiera escaparse a conocer los alrededores, además del pueblo de Punta Umbría, de corte marinero, con su espigón y su faro, en el término municipal hay hasta cuatro parques naturales. Además, está muy cerca la ciudad de Huelva, el parque nacional de Doñana y la ciudad de Vila Real al otro lado de la frontera con Portugal. También puedes contratar rutas a caballo o alquilar una bici.


¡Vaya playa!

El mayor tesoro lo tenemos a escasas decenas de metros. La playa de Punta Umbría, un arenal de 10 km de longitud con orientación suroeste plagado de chiringuitos y oferta de ocio y deportiva.
La arena es fina y el agua templada, y cuando el mar está algo batido, las olas son de tamaño perfecto para jugar “contra” ellas. Fácilmente se ven grupos de bañistas que se pasan horas al vaivén del mar.


¡Anímate!

Después de todo lo que hemos vivido y te hemos contado, nuestro consejo es fácil: si buscas un gran resort para pasar tus vacaciones, con el Barceló Punta Umbría Resort no te vas a equivocar.